El CRT no está muerto... todavía
Fecha 10/04/03 a las 02:00
Tema Agalisa


Pese a ser el veterano de los sistemas de visualización, y a estar siendo desbancado por las pantallas TFT y de plasma, los monitores CRT todavía darán mucho de que hablar.

A fin de cuentas, no se puede tirar a la basura, por las buenas, más de un siglo de experiencia con tubos catódicos. Por eso, a pesar del progresivo abandono del CRT por parte de las principales empresas (Sony y Philips, por ejemplo), otros fabricantes siguen invirtiendo dinero en el venerable tubo catódico.

Ventajas del CRT

El CRT, aún hoy en día, tiene algunas ventajas sobre las pantallas de plasma y TFT.

Una de las principales es su menor precio: un buen monitor CRT puede costar la mitad que un buen monitor TFT del mismo tamaño, y eso es un factor que pesa bastante para muchos usuarios.

Otra ventaja son los colores: el CRT es capaz de dar negros más puros y colores más realistas que el TFT (aunque poco a poco se están consiguiendo excelentes mejoras), y sólo es alcanzado por las pantallas de plasma.

El TFT y el plasma no siempre tienen una buena velocidad de actualización, a menos que se trate de pantallas de calidad (y, por tanto, más caras), por lo que pueden dejar estelas en juegos y películas.

Vemos, pues, que las pantallas TFT y plasma son excelentes para oficina y otras tareas, pero para juegos, ver películas y trabajo fotográfico, el CRT todavía es mejor, salvo que nos vayamos a pantallas caras.

Samsung y la tecnología MagicBright

Samsung es uno de los fabricantes que ha mejorado el tubo CRT recientemente con su tecnología MagicBright. Se pretendía conseguir mayor luminosidad en el tubo, para lo cual, la forma clásica sería aumentar la tensión de los cañones electrónicos. El problema es que, con el uso, se van depositando sustancias químicas en los cañones que reducen la nitidez, y a mayor tensión, mayor es el depósito.

Samsung solucionó el problema rediseñando y aumentando el tamaño de los cátodos, de forma que éstos fuesen capaces de emitir una nube de electrones mayor.

Obviamente, una nube electrónica mayor implicaría puntos más grandes y menos nítidos, cosa que se resolvió con un sistema de enfoque mejorado. Pese a todo, si se quiere conseguir una buena resolución no queda más remedio que mantener limitada la nube electrónica. Esto implica no poder recurrir a la intensidad extra cuando se quieren visualizar textos, y reservarla para cuando se ve una película.

La solución viene de la mano del software: Samsung ha diseñado sus monitores para que puedan mostrar una zona con mayor luminosidad (que se corresponderá, normalmente, con la parte interior de una ventana en la que se muestre una película). Este sistema, combinado con un software adecuado que detecta automáticamente cuando estamos reproduciendo una película y en qué parte de la pantalla, permite conseguir una excelente resolución en los textos a la vez que ofrece esa intensidad luminosa extra para las películas y animaciones. A este modo se le denomina Entertainment mode.

NEC-Mitsubishi

NEC-Mitsubishi también ha aportado mejoras al CRT. La primera de ellas es la deposición en vacío de la capa antirreflectante sobre la pantalla. El hacerlo en vacío permite un mayor control del grosor de ésta, lo que redunda en una mayor uniformidad y, por tanto, en una mejor calidad de imagen.

También han mejorado el cañón electrónico, de forma que, al igual que Samsung, han conseguido aumentar notablemente la intensidad luminosa del tubo.

Otro punto que han mejorado ha sido el enfoque del haz. Hace pocos años se empezó a usar dos rejillas de enfoque en vez de una para mejorar la precisión del cañon; sin embargo, dentro de cada uno sólo había una lente de enfoque. NEC-Mitsubishi ha integrado una segunda lente, consiguiendo un enfoque del haz un 20% mejor.

Otra mejora está en las bobinas deflectoras: las nuevas U2 permiten reducir aún más los errores de convergencia.

Por último, NEC-Mitsubishi también ha reducido el problema de la deposición de sustancias en el cátodo, mediante una nueva aleación. Asegura que, mientras que los cátodos convencionales reducen su luminosidad hasta el 50% al cabo de 10.000 horas, sus nuevos cátodos conservan, en media, el 90% después de ese tiempo.

¿Últimos coletazos de una tecnología?

Pese a todo ésto, no debemos llevarnos a engaño: cada vez son más los fabricantes que dejan de fabricar tubos, manteniendo sólo la producción de los de mayor tamaño (en donde el TFT, hoy por hoy, no compite). Aunque en los dos/tres próximos años el CRT seguirá ahí, pronto será relegado al mismo lugar que los teléfonos de disco; a menos que...

Tecnología de nanotubos de carbono

Hace bastantes años hubo un curioso intento de crear televisores planos: el sistema era idéntico a una pantalla CRT actual, pero en vez de tener un único cañon de electrones que iluminase todos los pixels, se situaba un pequeño cañón, formado por una aguja muy afilada de tungsteno, detrás de cada uno de los pixels físicos. Esto permitía reducir el grosor de la pantalla a tres centímetros. El resultado era excelente; desgraciadamente, las altas densidades de corriente que atravesaban las puntas las desafilaban rápidamente, con lo que la vida útil de estos prototipos era reducidísima.

El descubrimiento de los nanotubos de carbono vino a dar nueva vida a un invento que todos los fabricantes consideraban un fracaso. Estos nanotubos son agrupaciones cilíndricas de carbono de unos pocos nanómetros de diámetro, los cuales tienen una estructura atómica similar al grafito, lo que los hace conductores de la electricidad. Lo más interesante es que estos nanotubos soportan densidades de corriente extremadamente elevadas sin deformarse ni perder características, por lo que podrían ser usados como cátodos en estas pantallas CRT planas.

Varios laboratorios del mundo están trabajando en esta posibilidad, y ya existen algunos prototipos. Estas pantallas tendrían lo mejor de ambos mundos: serán planas y de bajo consumo como los TFT, darán gran luminosidad como las pantallas de plasma, y ofrecerán colores naturales y negros puros, además de velocidades de regeneración elevadas como los CRTs; todo ello a un precio razonable.

Además, estas pantallas tienen una ventaja añadida sobre las de plasma (precisamente aquellas a las que más se parecen). Estas últimas requieren una circuitería extremadamente compleja y cara (puede representar el 60% del precio del monitor), pues ha de poder trabajar con altas tensiones en corriente alterna (cerca de 200 voltios). Las pantallas de nanotubos, sin embargo, pueden funcionar con tan solo 20 voltios, y además en continua, lo que simplifica notablemente la circuitería de control y reduce su precio.

Fuente: Geek.com (en inglés)

Más información en: Extreme Tech (mejoras del CRT) (en inglés).

Más información en: Eetimes (pantallas de nanotubos) (en inglés).





Este artículo proviene de Agalisa Informática
http://www.agalisa.es/

La dirección de esta noticia es:
http://www.agalisa.es//modules.php?name=News&file=article&sid=186